La revolución pendiente: Corporate Venturing

Hablamos mucho sobre la necesidad de una cultura de innovación, convertir las organizaciones en empresas ágiles, abiertas, centradas en el usuario y conectadas con el ecosistema. Y todo ello para perseguir un objetivo común: la supervivencia.

 

Es una evidencia que el emprendimiento corporativo ofrece herramientas para hacer frente a los complejos problemas que se enfrentan las empresas para seguir liderando su industria. Cada vez más, la consideración de empleados emprendedores (intrapreneurs) va cobrando importancia en las compañías. Del mismo modo, que afloran programas de incentivo emprendedor puertas adentro y hacia fuera.

 

La misión del Corporate Venturing está enfocada en la incubación y aceleración de nuevos negocios para extender oportunidades y resultados. En este camino, estamos avanzando hacia un modelo de innovación corporativo que permite a grandes empresas y a startups colaborar de forma conjunta para lograr objetivos comunes. Una relación win-win en la que las empresas utilizan el potencial de las startups y éstas hacen crecer sus proyectos a través de las corporaciones.

 

Este instrumento estratégico está cogiendo fuerza y dirige a las compañías hacia nuevos horizontes, lo que les permite explorar, testear, desarrollar, fracasar y hasta tener éxito en otras áreas y/o modelos de negocio. En otras palabras, permite generar o sostener sus ventajas competitivas.

 

La colaboración entre corporaciones y startups puede adoptar diferentes formas. Aunque los resultados muestran una tendencia clara: las innovaciones vienen más rápido fuera de las corporaciones que gestarlas internamente. Y los casos de éxito se afincan en España: Telefonica con Open Future, Banc Sabadell con Bstartup, Mercadona con Lanzadera, OpenBank con Hackathon IoT, DKV con Health4Good, etc.

 

Pero, ¿cómo se construye un programa de emprendimiento corporativo? A continuación, os mostramos una infografía con los pasos necesarios para empezar. Infografia Venture Capital

 

 

Recientemente leía que Francia es el campeón europeo en CVC por delante de Reino Unido y Alemania. Y no me extrañó, teniendo en cuenta que Facebook ha anunciado en París su primer garaje de startups. El caso es que existe una estrecha conexión entre la competitividad y el espíritu emprendedor (tanto individual como corporativo). Así lo confirmó el Foro Económico Mundial y el Global Entrepreneurship Monitor en un paper presentado el pasado diciembre.

 

Según el informe, países como Suecia o Reino Unido, aparecen en los primeros lugares de emprendimiento corporativo. España figura en los puestos de cola. De los 28 países analizados, aparece en los puestos 22 y 26 para ambos tipos de emprendimiento (corporativo e individual), sólo por delante de Italia y Grecia.

 

Pese a la distancia en España nos estamos moviendo. Aún así, las compañías necesitan entender qué les falta en este contexto digital, cómo lo buscan y con quién lo quieren encontrar. Existen muchos actores que empujan, tenemos un buen ecosistema, únicamente queda dar el paso y establecer alianzas para aprovechar bien estas oportunidades.

 

En el pasado MobileTalks organizado por el MWC no pasó desapercibido un mensaje que Julia Prats, responsable del departamento de emprendimiento en el IESE, dirigió al aforo del evento: ¿Cómo tener éxito en una iniciativa de corporate venturing? Y aquí está la ecuación:

 

Compromiso de la dirección + acercar la innovación interna/externa + determinar los objetivos y aplicaciones + tipología de proyecto/ inversión + cultura

 

Queda de manifiesto que nos queda aún un largo (y divertido) camino por recorrer. Desde Cink, hemos realizado una infografía que resume las claves del Corporate Venture para que conozcas todas las claves y beneficios que aporta. ¡Descargártela!

2