Adrián Segovia

Yo mido, tú mides, ella mide… todos medimos, pero, ¿con qué fin?

Las métricas son tontas, frías y crueles, pero nos apasionan. Es algo que ha quedado claro tras escuchar las intervenciones de los cuatro componentes de la mesa redonda “Pesas y medidas” de la octava edición de las jornadas Blogs y Medios que tiene lugar estos días en Granada.

De la escasa presencia de los investigadores en las redes sociales demostrada por Álvaro Cabezas, al análisis tridimensional de Twitter que defiende Mari Luz Congosto y de las “herramientas tontas” de Adrián Segovia al “periodismo de trending topic” de Delia Rodríguez, dos investigadores universitarios y dos profesionales del mundo del periodismo nos han mostrado lo que significan los datos sobre el uso de Internet para ellos.

Sólo un 13% de los investigadores utiliza habitualmente la web para dar difusión a su trabajo, frente al 45% que la usa de vez en cuando y el 39% que no la usa nunca. Las cifras no dejan lugar a dudas, en el mundo de la investigación y la ciencia, las redes sociales aún no han alcanzado la popularidad que se les presume en otros ámbitos. Álvaro Cabezas, investigador de la Facultad de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Granada nos ha abierto una ventanita a un mundo que parece discurrir en paralelo al resto de la sociedad. Y se ha mostrado crítico, concluyendo que, en el ámbito de la investigación, no se valora que tengas un blog que es leído por miles de personas, pero se valora que participes en un congreso donde te escuchan cuatro. Quizás esa falta de incentivos tenga que ver con el hecho de que el 60% de los investigadores no tenga web, a pesar de que el 80% lo considere muy útil.

Mari Luz Congosto es, sin embargo, una de esas excepciones, puesto que no sólo es investigadora universitaria y tiene Twitter, sino que su investigación trata precísamente sobre Twitter. Para ella, esta red social es una mina de datos a analizar que te permite registrar las dinámicas en tres dimensiones: estadística (las cifras), temporal (la cronología) y de comunidad (usuarios y conexiones). ¿Sabíais que los seguidores de CiU son más de BlackBerry mientras que los del Partido Pirata apuestan por Android? Esas son las conclusiones de uno de los estudios de Mari Luz, totalmente apoyadas en los datos que ofrece Twitter sobre nosotros. Ahora anda analizando el comportamiento de los twitteros murcianos tras el terremoto de Lorca y, como no, la #spanishrevolution surgida a raíz del #15M.


El movimiento  del 15 de Mayo ha sido, de hecho, una constante en las intervenciones de hoy por su actualidad y por todo lo que ha supuesto a nivel informativo. Para Delia Rodríguez, autora del blog Trending Topics del diario El País, con el 15M el periodismo falló, probablemente porque hubo una desconexión entre lo que pasaba en las calles (redes) y los periodistas. La bitácora de Delia fue de los pocos espacios en medios grandes que se hizo eco de la manifestación. Por supuesto esto le dio visitas, pero ella defiende que lo importante es no perder la intuición y evitar caer en el periodismo del “trending topic”. El periodista tiene que conocer las herramientas de métrica, cómo funcionan y después olvidarlo, “el momento en el que el generador de contenidos se pone a pensar en la audiencia es todo un desastre”.

Para recordarles lo que dicen las estadísticas ya está Adrian Segovia, que realiza un seguimiento “en directo” de las métricas e intenta traducirlas a propuestas concretas de mejora o datos que sean de interés a la hora de mejorar la información. El responsable de analítica web de El País, uno de los profesionales de referencia en este ámbito, ha puesto el  acento en buscar la utilidad de las cifras. Los cuadros de mando y las herramientas son necesarios, pero no un fin en sí mismos, igual que tampoco debe ser la finalidad de un medio el sacar una noticia que genere un alto impacto en las visitas. Lo que te trae publicidad es la fidelización y eso sólo se consigue con contenidos de calidad.

Dos conclusiones:

1. Mientras tú navegas tranquilamente y charlas con tus “amigos”, hay gente que hace virguerías con el rastro que dejas.

2. Calidad, intuición y análisis, ésa es la clave para tener un público que te valore y para que las herramientas de métrica tengan sentido.

¿Queréis más? Podéis seguir el resto de debates en streaming en Guadalinfo TV, lo que queda de hoy y también mañana.

*Las imágenes las hemos tomado prestadas del album Picasa de Guadalinfo Redsocial.

Por qué lo llaman Social Commerce cuando aún quieren decir Social Media

Web 2.0. Ese término, acuñado por Tim O’Reilly, es una etiqueta de la que ya muchos tratamos de escapar. Lo hemos quemado, al igual que al sector. España se ha convertido en líder mundial en la realización de la búsqueda “Community Manager”, como bien marcaba Adrián Segovia a través de su cuenta en Twitter hace unas semanas. Un termómetro que muestra cómo una oferta ya de por sí poco cohesionada y carente de un sector fuerte con estándares y metodología común, ha terminado por romperse.

Las propuestas de valor y la planificación siguen teniendo sitio, pero la falta de ética de muchos agentes que creen entender y saber gestionar la estrategia digital de las organizaciones ha generado muchos recelos. A eso le debemos unir la falta de un llamamiento general serio, solvente y productivo por cohesionar al sector, abrirse a la colaboración y fomentar la maduración del colectivo de profesionales entorno a las redes sociales y la comunicación. En definitiva, una estampa digna de ser contempladas.

Ahora llega el Social Commerce
¿Hemos aprendido algo? No. Seguimos en las mismas. La tendencia de este año es el Social Commerce. Todos apostamos por él y tratamos de entrar a desarrollar una parte de esta nueva variante que liga la presencia en redes sociales con el comercio electrónico. Hasta ahí, todos conformes. ¿Verdad? Pues espero equivocarme, pero auguro que haremos lo mismo que hicimos con la Web 2.0. Ya podemos detectar mucho oportunismo, propuestas que no aportan ningún valor diferente a lo que ya llevamos haciendo desde hace unos años. Volvemos a ver cómo dicen de nuevo lo mismo que siempre pero cambiando una etiqueta por otra.

Y nos equivocamos. El Social Commerce es otra cosa. Va intimamente ligado al Social Media; sale, vive y se mueve por éste. Pero no basta con decir que gracias a las redes sociales se puede vender. Hablamos de estrategias concretas vinculadas con rentabilización, de plataformas de venta innovadoras, de resultados tangibles, medibles y de ventas. No es un simple cambio de discurso. Se trata de actuar, no de hablar y seguir tratando el campo de las promesas.

Espero equivocarme. Quiero hacerlo. Me gustaría que estuviésemos a la altura de la oportunidad. Apelo a la responsabilidad profesional, al menos a la que pueda quedar. Tomémonos esto en serio y hablemos de Social Commerce cuando realmente nos refiramos al Social Commerce. Porque no puedo llegar a entender por qué están llamando Social Commerce a lo mismo que hace unos meses decían que era Social Media.