metro

Breve historia del marketing móvil

¿Recuerdas tu primer SMS en aquel viejo Nokia, la primera vez que leíste un QR o enviaste un WhatsApp? Desde los primeros dispositivos hasta el penúltimo modelo de smartphone, la comunicación móvil ha registrado un crecimiento exponencial abrumador, tanto en su desarrollo tecnológico como en su impacto social, convirtiéndose en una poderosa herramienta de marketing. En este post te proponemos un viaje en el tiempo para descubrir cómo hemos llegado a la quinta generación de iPhone.

Remontémonos a los orígenes del marketing. Estamos en 1798 y te encuentras en una ciudad de la costa este americana. Mientras te diriges a una novísima oficina postal, varios señores agitan una campana anunciando noticias y ofertas especiales para la tienda de la esquina. Tienes los oídos llenos del primer spam creado por la humanidad. Cincuenta años más tarde, los mismos señores llaman a la puerta para anunciarte sus productos; y ya entrado el siglo XX, Goodyear incluye su logo en un zeppelin para que todos puedan verlo. Podría decirse que también han nacido el pop-up y el banner.

Incorporemos ahora la tecnología. En 1973 Martin Cooper inventa el primer teléfono móvil. Veinte años más tarde, nacen en Finlandia los mensajes de texto. Una compañía llamada Nokia permitirá el primer acceso móvil a la Web en 1996. Sólo dos años antes, Toyota había creado códigos QR para identificar cada uno de los coches que salían de sus fábricas. A partir de aquí, las innovaciones prácticamente se solapan y el viaje se acelera.

El mercado global de la telefonía móvil se consolida a comienzos del siglo XXI. ¿Recuerdas aquello de “Envía un SMS con la palabra POLITONO al 5475”? Los códigos abreviados, que diferenciaban servicios de valor añadido frente a los números de usuario, aparecen en 2003, el mismo año que pudimos enviar mensajes de texto a cualquier operador, con el definitivo boom social de este servicio. Las grandes marcas comenzarán a rentabilizarlo en 2005.

Apple lanza el iPhone en 2007 y todo vuelve a cambiar. Sí, otra vez. En 2009 las empresas invertirán más de 400 millones de dólares en publicidad para móviles, sólo en Estados Unidos. Estas cifras crecen anualmente a un ritmo espectacular. En 2010, con la integración de los códigos QR y la posibilidad de que el usuario interactúe con el producto, el número de campañas se dispara y las empresas doblan el presupuesto destinado al marketing móvil.

Actualmente, más de mil millones de personas disponen de una línea de telefonía móvil en todo el mundo. Uno de cada cinco propietarios de un smartphone utiliza los QR para escanear revistas, envases o carteles de una estación de metro. La publicidad integrada es la respuesta del marketing al deseo del prosumidor de interactuar con los contenidos. Así hemos llegado al tramo final de nuestro viaje, por el momento…

Una última pregunta: ¿recuerdas cuál fue el primer QR que leíste con tu móvil? Haz memoria y comparte tu experiencia con el blog de Cink, en los comentarios de este post. ¡Gracias!

Tesco acerca sus tiendas al cliente facilitando la compra online con códigos QR #viernesenvídeo

‘Si la montaña no va a Mahoma. Mahoma va a la montaña’. Esto es lo que ha debido de pensar el equipo de marketing y ventas de Home Plus, filial de la cadena de supermercados Tesco en Corea del Sur, que ha decidido emprender una nueva aventura para posicionarse en el mercado surcoreano frente a su máximo competente E-Mark.

Para ello, han decidido superar los problemas de infraestructura (menor número de tiendas) y han apostado por acercar sus productos a la gente a través de supermercados virtuales impresos en banners. Una nueva experiencia de consumo donde el cliente puede ver a través de fotos los artículos en venta y comprar gracias a la lectura de códigos QR. Confirmada la cesta de la compra, los productos serán recibidos posteriormente en casa.

Esta novedad está presente en diferentes paradas del metro del país. Esperar el metro, ahora, resultará más rentable :-)