La forma en que usamos el internet y accedemos a información y servicios ha cambiado de manera bastante drástica de hace más de una década, gracias a la masificación y uso extendido de dispositivos móviles que nos hizo olvidarnos de la obligación de tener que sentarnos en un escritorio, con una computadora u otro terminal para estar en línea y poder navegar, chatear y buscar contenido.

Con la llegada del iPhone en 2007 y la salida del sistema operativo Android en 2008, el mundo de los dispositivos móviles estaría por despegar y cambiar la manera en que nos poníamos en línea, dándonos acceso a plataformas y servicios en todo momento y todo lugar, con casi computadores de bolsillo, pantallas multitáctiles y sistemas operativos de alto desempeño como iOS y Android.

Sin embargo, hay otro pilar de la revolución que traerían los dispositivos móviles y que trabajaría junto a ellos para iniciar definitivamente una nueva era tecnológica, la cual nos marcaría en aspectos sociales, culturales, comunicativos e interactivos en años por venir; nos referimos a las aplicaciones móviles o apps que utilizan las tabletas y teléfonos a día de hoy.

Aclarando el concepto de software y app

Para saber que es una app o aplicación, en primer lugar debemos hablar del concepto general software, como aquel conjunto de instrucciones programadas que le permite a una computadora o dispositivo llevar a cabo una tarea.

A través del software las computadoras pasan de ser simples aparatos electrónicos a máquinas útiles, capaces de realizar distintas ejecuciones y tareas de manera precisa. Desde los navegadores, juegos de video hasta los sistemas operativos, software de productividad y drivers, todo es software en lo que respecta a ordenadores y dispositivos electrónicos.

Lo mismo pasa con los dispositivos móviles, los cuales tienen un sistema operativo como iOS o Android que necesitan software para llevar a cabo distintas tareas, pero como tales dispositivos no son computadoras per se y tienen un uso más concreto, otro tipo de arquitectura de procesador y demás diferencias, el software creado para ellos pasó a ser lo que se conoce como app o aplicación.

Definición de aplicaciones móviles o apps

En concreto, una aplicación móvil o app es un tipo de software especial y de tipo específico, el cual es el que se instala en dispositivos móviles como tabletas, teléfonos inteligentes y luego de su auge incluso en computadoras y laptops. Su nombre viene de la palabra en ingles Aplication que significa aplicación, pero que simplemente se acorta como app.

Entre sus características, las apps son programas que se instalan en dispositivos móviles para llevar a cabo distintas tareas como de software regular se tratase. Sin embargo su mayor diferencia radica en dos cualidades; la manera en que se obtiene la app en el dispositivo y su modo de uso directo y enfocado a una función menos general que el software tradicional de computadora.

Cuando se lanzó el iPhone en 2007 y Android como sistema operativo en 2008, el concepto de aplicación móvil poco se conocía y mucho menos era práctico, hasta que Apple y Google lanzarían los mercados de aplicaciones App Store y Android Market respectivamente, desde donde los usuarios podían descargar apps directamente en su teléfono, sin conexiones complicadas al PC u otro procedimiento.

La función concreta de las aplicaciones y la manera sencilla de obtenerlas a través de los respectivos mercados de aplicaciones sin duda maravillaron al usuario, quienes vieron como a través de este tipo de software pasaba a ser no solamente un teléfono, sino un editor de fotos y videos, navegador, reproductor multimedia, consola de videojuegos, lector de libros, explorador, agenda, y otros muchos otros usos incluso profesionales.

Características de las aplicaciones móviles o apps

Las apps tienen ciertas cualidades que las hacen diferentes al software convencional. En primer lugar, las aplicaciones móviles son descargables de manera directa a los dispositivos a través de los mercados de apps, ya sea de manera gratuita o paga, en comparación a software convencional que usualmente se adquiere en formatos de disco o unidades flash.

En cuanto al funcionamiento, las apps son un tipo de software basado en arquitectura distinta al software de PC basado en x86 y x64, concretamente en ARM que son los procesadores frecuentes que tienen los teléfonos y tabletas que corren iOS, Android y otros sistemas como Windows Phone.

Las apps están diseñadas para arrancar de manera casi automática y a toque de pantalla, siendo optimizadas y ofreciendo una interfaz de usuario sencilla y completamente táctil, con absoluta compatibilidad entre teléfonos y tabletas en los que se descarga el software, lo cual sería millones de dispositivos al mismo tiempo.

También, por su naturaleza de uso y a los dispositivos que van enfocados, las aplicaciones móviles tienden a ser muchísimo más livianas en comparación a software convencional. Por ejemplo, una app como WhatsApp en un teléfono inteligente no alcanza a superar los 50 MB completamente actualizadas. Por otro lado, en el caso de juegos suele ser distinto y se suelen superar los gigabytes por los recursos gráficos.

Tipos de aplicaciones móviles y sus funciones

A día de hoy, es impresionante el espectro de variedad y posibilidades respecto a las aplicaciones móviles, habiendo una casi para cada función y propósito ya sea profesional, de ocio, entretenimiento, para estudiar o llevar a cabo distintas tareas.

Para ponerlo en perspectiva, actualmente los mercados de aplicaciones principales del mundo; App Store y Google Play Store suman al menos entre ambos los dos millones de apps disponibles para descarga, combinando desde juegos hasta guías de ejercicio y plataformas de servicio.

Se pueden encontrar en ambos mercados categorías de apps con distintos usos, como software multimedia y juegos que van en ocio, editores de hojas de cálculo y textos como Office en productividad que también incluyen apps de dibujo y correo electrónico, editores de fotos y videos en apps que se incluyen en la creación de contenido, hasta las plataformas profesionales en sus versiones táctiles que tienen tiempo en PC, como por ejemplo Photoshop.

Como ventaja, las aplicaciones son herramientas que las empresas pueden mandar a diseñar de acuerdo a intereses y presupuesto para ofrecer un servicio, siendo una poderosa estrategia de marketing digital que los acerca más a sus clientes y consumidores, siendo completamente personalizables y capaz de ser incluidas en los dos mercados de aplicaciones más influyentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *